domingo, 31 de marzo de 2013

Masas

Hugo De Marinis

Especular sobre el humor de las masas celebrando acontecimientos de trascendencia; multitudes contentas, descontroladas, desorganizadas, exaltadas, constituye un ejercicio de reflexión problemático, en discusiones de café, ambientes de militancias y claustros que se ocupan de los primores del pensamiento.
Depende de lo que las masas festejen, nos hacemos cruces si se conmueven por ese acontecimiento trascendente que evaluamos patriotero, ignorante, supersticioso. En cambio, si se movilizan por algo que nos copa, devienen repentina y gratamente conscientes, exaltadas sí, pero por el lado de la razón, no se equivocan a menudo, nos alegran. Con el mundial ’78, la guerra de Malvinas y, más reciente, los funerales de Néstor, el 54% de Cristina y las celebraciones del bicentenario, entre otros, una buena parte del pueblo argentino – no exactamente la misma – vitoreó extasiada. Ahora aclama la asunción papal de Bergoglio y sus gestualidades pro-pobres. La madre Selmira Bustos Correa en Historia del monasterio de la Compañía de María de Mendoza (1939), comparte esos gestos cuando describe las cualidades de las mujeres austeras que poblaron esa institución desde 1780 a 1922: eran muy amantes de la santa pobreza, como los jesuitas. No se necesita elucubrar hondo para comprobar que los pobres no aman la pobreza ni la estiman santa. De acuerdo, para los no pobres es más cristiano solidarizarse que oprimir, pero ¿no es la solidaridad pelada un modo efectivo de sofocar la lucha por la eliminación de la pobreza de la faz de la tierra? Las voces críticas de la historia del ex arzobispo antes de su papado tienden a diluirse ante semejante algarabía. ¿Y las masas celebrantes? ¿Confundidas, manipuladas o fieles a una pasión insondable que no se define en 20 líneas? ¿Tendrán idea si su jubileo compatibiliza con la memoria y la justicia? Como me señalaron en una charla informal, ¿será que el dilema del comportamiento de las masas a ellas mismas no les importa sino a quienes transpiran por interpretarlo?

La Quinta Pata